Endodoncia

La Endodoncia, como especialidad odontológica, está dedicada a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la pulpa dental y de los tejidos circundantes afectados, siendo la caries dental (en cavidades muy profundas) los traumatismos (accidentes) y el efecto acumulativo de diferentes procedimientos odontológicos, las causas más comunes que conllevan a la inflación pulpar.

Como consecuencia de ello, la pulpa dental se inflama . Si se identifica a tiempo es posible detener el avance de la enfermedad. Si no, la inflamación aumenta y se hace tan extensa que llega a hacerse irreversible. Ocasionalmente se puede manifestar como una gran sensibilidad a los cambios térmicos o un dolor espontáneo del diente. Si esta pulpitis irreversible no es diagnosticada el tejido pulpar eventualmente se necrosa (muere). Ante tal situación la primera opción terapéutica es la realización del tratamiento de conductos radiculares.

Este tratamiento consiste en la remoción total del contenido de los conductos radiculares (bien sea tejido pulpar, en casos de inflamación, o restos de su descomposición así como bacterias y otros productos, en casos de necrosis o infección), para  luego rellenar ese espacio con un material inerte. Esto es con el propósito de crear un ambiente que permita que cicatricen los tejidos de soporte del diente y éste se pueda mantener ausente de síntomas y en función. también tenemos otro tipo de procedimiento que son las repeticiones de tratamiento, en aquellos casos donde la terapéutica inicial haya fracasado, y sea necesario repetir dicho tratamiento de conducto

El tratamiento de conductos , no es un procedimiento doloroso y es posible hoy en día con el conocimiento y disposición  de nuevas técnicas, materiales y equipos, finalizar  los  casos no infectados en una sola cita, a excepción de casos de infección donde es necesario colocar un medicamento intermedio entre citas.

Actualmente, contamos con grandes avances tecnológicos, que conllevan a la realización de los tratamientos de conductos en una forma mucho más predecibles en el tiempo, como lo son las radiografías digitales, tomografías, equipos ultrasónicos, instrumentación mecanizada, localizadores electrónicos, microscopio óptico, entre otros.

Una vez realizada dicha terapeútica, queda de mano del Especialista en Prótesis, en realizar la restauración de dicho diente, lo más breve posible y con los materiales adecuados, que preserven la estructura dentaria remanente, para así evitar fracturas a futuro.

Nuestra misión es proveer la mejor atención a nuestros pacientes para así preservarle la mayor cantidad de estructura dentaria durante la realización del tratamiento de conducto y que el diente siga manteniéndose en función dentro de la cavidad bucal.

Volver